“Día Mundial Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato a la Vejez”

 

En el año 2011, las Naciones Unidas, declaran el 15 de junio “Día Mundial de Toma de conciencia del Abuso y Maltrato a la Vejez”, definiéndolo como «un acto único o repetido que causa daño o sufrimiento a una persona de edad, o la falta de medidas apropiadas para evitarlo, que se produce en una relación basada en la confianza», siendo de diversas formas: maltrato físico, psíquico, emocional o sexual y el abuso de confianza en lo económico.

Las personas mayores que han sufrido actos de abuso y maltrato tienen severas consecuencias tales como: morbilidad física y mental, sentimientos de soledad, depresión, ansiedad, aislamiento social y pensamientos suicidas.

La actual crisis sanitaria de la pandemia del COVID-19, sigue amenazando la vida y la seguridad de las personas mayores, como también, sus redes familiares y sociales, su acceso a los servicios de salud, sus trabajos y sus pensiones, quedando en situación de vulnerabilidad mayor a la de antes de la pandemia, dejando en evidencia la discriminación estructural y preexistente en perjuicio de acceder a derechos básicos, especialmente a la Salud.

La Universidad Santo Tomás, orientada al fortalecimiento permanente de nuestra relación con el entorno, cuenta con la Clínica Docente, con Resolución Sanitaria desde el año 2012, prestando atenciones a nuestra Comunidad ariqueña, sin costo al paciente, en el área de: Kinesiología, Enfermería, Terapia Ocupacional y Psicología, con el objetivo de mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas, especialmente del Adulto mayor.

En particular, hoy destacamos el compromiso de los estudiantes y académicos de la carrera de Kinesiología los cuales participan activamente en un Proyectos de Innovación social, orientados a las personas mayores – el Senior Play Box-, en el cual se realizan intervenciones de estimulación cognitiva y sensorial para reducir el riesgo de caídas asociadas al deterioro mental, motor y funcional en este grupo etario.

ONU estima que para el año 2030 existirán 1,4 millones de personas sobre los 60 años, superando el número a la población joven a nivel mundial. Este crecimiento obliga a las autoridades gubernamentales a plantearse desafíos específicos para dar solución a los requerimientos necesarios de las personas mayores, incluso en el campo de los derechos humanos.

Por lo tanto, es necesario y prioritario trabajar en equipos interdisciplinarios para velar por el bienestar y la integridad de las personas mayores, generando entornos donde logren ejercer su derecho a un envejecimiento digno y libre de violencia, en condiciones de equidad e inclusión.

 

×